Comprar acciones de empresas locales

    Qué hay que evaluar al comprar acciones de empresas locales

    Se debe considerar que los precios reflejan las expectativas futuras sobre la compañía, mientras que los balances fotografían el pasado. Lo que un inversor necesita es tener una valuación propia y compararla con el precio del mercado. El paso a paso de las circunstancias que se deben evaluar.

    Al momento de realizar una compra de acciones de empresas se debe tener en cuenta que los precios reflejan las expectativas futuras sobre la empresa, mientras que los balances fotografían el pasado.

    Al mismo tiempo, sabemos que si se decide invertir en una acción de empresa es sólo por el hecho de creer probable obtener una ganancia por sobre el monto del dinero invertido: dividendos más suba de precio es lo que determinará la ganancia de la inversión.
    En definitiva, lo que se necesita es tener una valuación propia y compararla con el precio del mercado, aseguran especialistas.

    El tema pasa por comparar "nuestra valuación" con la "valuación del mercado" que tiene en cada momento esa acción de la empresa. Pero además de este factor, aquella persona que desee invertir en un determinado título debe tener en cuenta una serie de indicadores, que le permitirán conocer la situación de la compañía según la última información publicada y su cotización bursátil.

    Asimismo, debería interiorizarse sobre los planes de expansión de sus negocios, pronósticos de ventas, política de dividendos, resultados acumulados, etcétera. A ello debería sumarle la capacidad bursátil del papel.

    El punto pasa por ver de qué manera se puede evaluar la conveniencia de invertir o no en una acción de empresas. Cómo se puede formular una respuesta para cada una de esas preguntas. Cómo llegar a determinar si existe alguna probabilidad de que el precio suba o baje. Para ello, es conveniente analizar los siguientes puntos:

    Actividad sectorial
    Conocer el sector en que se desenvuelve una compañía es vital. Hay que tener en cuenta la situación actual del mismo, sus características, cuestiones macroeconómicas que pueden afectarlo o beneficiarlo, el contexto internacional, la demanda interna y regulaciones del Gobierno, entre otras variables.

    Grupo de control
    Si bien no siempre se cuenta con la información desagregada, es conveniente conocer quiénes son los dueños de la empresa, cuál es su estrategia y cuál es su política acerca de la inversión, por ejemplo, si desean diversificarla o concentrarse en un sector para ser líderes en el mismo.

    Situación patrimonial Se debe analizar el balance de la empresa y sus resultados porque permite visualizar la situación económico-financiera de la compañía.

    Resultados de la Empresa
    El gran motor que eleva el precio de las acciones es la rentabilidad de la compañía. Es de vital importancia analizar, aunque someramente los balances, los planes de la compañía, etcétera.

    Una vez que se realiza un análisis de estos factores, la cuestión pasa por comparar la situación particular de la empresa con otras alternativas y con la evolución del propio mercado, para ello se puede considerar, entre otros, los siguientes indicadores:

    Valor libro El primer indicador que se debe tener en cuenta es el Valor libro, este permite conocer el valor de cada acción de empresa que surge de dividir el patrimonio de la empresa por la cantidad de acciones emitidas. Esto es, que fragmento de dicho patrimonio le corresponde a cada papel emitido por la compañía. Este es el "valor libros" o "valor contable" de una acción (en inglés: book value).

    Precio / Valor libro
    Como ya se mencionara, el valor de los libros de una acción de empresa surge de dividir el patrimonio neto por el capital social de la empresa. Luego se debe dividir el precio por acción por el valor de libros por acción. Para los contadores, este índice representa "lo que vale la acción", pues surge de los libros (balances) de la empresa.

    Ganancia por acción
    Otro de los signos vitales que hay que conocer es la ganancia por acción. Este indiciador, que se denomina "earnings per share" o simplemente EPS mide cuánto es lo que le corresponde a cada acción de las utilidades de la compañía. Expresa cuales son las utilidades de la empresa que le corresponde a una acción. Se calcula dividiendo el monto de las utilidades por la cantidad de acciones.

    Dividendos por acción
    Un dato de suma utilidad en empresas que tienen una clara política de dividendos a través de los años es el "dividendo por acción", Este valor lo decide la propia compañía y surge de dividir el dividendo por la cantidad de acciones. Otra manera de calcularlo es aplicando el "payout ratio", o porcentaje de las utilidades a distribuir entre los accionistas.

    Price earning
    La ganancia por acción se obtiene al dividir la ganancia del ejercicio completo por el capital social de la empresa. Después se divide el precio de la acción por este resultado. Cuanto menor sea esta relación menos se está pagando la acción, por lo tanto es más conveniente para el inversor. Es decir el precio invertido es "devuelto" en ganancias en una menor cantidad de años.
    Dividendo por acción / precio
    Una vez obtenido el dividendo por acción, se lo con el precio. En este caso cuanto más alto sea el coeficiente más conveniente es para el inversor.

    Ventas por acción
    Las "ventas por acción" es el importe proporcional de las ventas de la compañía que le corresponde a una acción. Surge de dividir el importe total de las "ventas" de un periodo (normalmente los últimos 12 meses) por la cantidad de acciones.

    Todos estos indicadores adquieren sentido si se los relaciona con el precio que tiene la acción en el mercado. Como que por sí mismo no dicen mucho. Son sólo un número.

    Prosiguiendo con el análisis, es de vital importancia conocer otros factores que hacen tanto a la bursatilidad del papel como a factores externos que pueden hacer variar en un instante todo lo realizado por la empresa hasta ese momento. Por ello, a todo lo expuesto deben sumarse otros factores que deberían ser evaluados.

    Volumen negociado
    Es la cantidad de acciones negociadas por una empresa. Puede haber empresas que resulten atractivas pero que al tener poco volumen negociable no cotizan todos los días en Bolsa. Esto significa que si la persona necesita la plata en forma urgente quizás no la pueda obtener y tenga que esperar unos días.

    Proximidad de presentación de balances trimestrales
    Para ciertas empresas, cuando se acerca el plazo de presentación de balances comienzan a haber pronósticos y consensos de analistas que hacen estimaciones, éstas pueden estar influidas por elementos como evolución de los precios del petróleo, del acero, etc. Estas evoluciones le sirven al inversor para estimar los resultados de la empresa.

    Fusiones/adquisiciones
    Cada vez es más normal que una empresa compre o se fusione con otra. Esto puede motivar que una empresa a la que no le iba tan bien, le empiece a ir realmente bien.

    Como se ve, a la hora de decidir la compra de un papel, se deben tomar en cuenta una serie de factores e indicadores que permitirán reducir los riesgos de la inversión. No existe una receta única, ni un número mínimo de indicadores a tomar en cuenta, pero se debe tener en cuenta que esta decisión equivale a manejar un auto guiado exclusivamente por los espejos retrovisores. Siempre implica un riesgo.

Enlaces Patrocinados